Los noes y las partidas

Me quiero ir. En realidad me quiero ir de mi misma o de la realidad donde estoy ahora sentada. Y mi prima me escribe diciendo que ha soñado conmigo, que me iba con Maria a Australia. Estoy entre Australia o el Polo Norte… Creo que de momento tiene más puntos el Polo Norte, que además es más fresquito… :p

Y paso de un blog a otro: Los paisajes que no existen, los viajes que no hice…. tanta negación no puede ser buena.

Sí, estoy inundada. No sé si de mí, pero inundada. Más que inundada creo que estoy encharcada. Barro hasta la rodilla. Y va increscendo.

 

15 comentarios en “Los noes y las partidas

  1. Venga…que marcharte de tí misma si que puedes, de hecho lo haces cada día un poco mas..no lo percibes? Sólo tienes que luchar contra esa rutina que te augura que siempre estarás mal… ¿no te das cuenta de que ahora sólo habita en tu mente?
    un besote…sigue reinventándote que puedes…

    1. …luchar contra esa rutina es más complicado de lo que parece. No sé cómo lo haces que todo parece fácil… hasta controlar los sentimientos… (abuelo no, pero un poco cebolleta sí que eres… ;-P)

      Besos, Al

  2. Me da gusto Fá que tengas a TS cerca. Toménse un café, hablen, llamense por teléfono. Me encantaría estar a tiro, niña. Pero te sigo por acá, es lo mejor que puedo hacer.
    Dos besos.

  3. A veces me pregunto por la razón que hace que parezca más fácil largarse, huir, hacer un hatillo y mezclarse con el viento, como el “loco” del Tarot… Será la sinrazón, la necesidad imposible de vuelta atrás a unos escalones ya caducos y apenas visibles en nuestra memoria circunstancial. Somos poco objetivos cuando todo duele dentro y pica la que fuimos, la que quisimos ser y que “fue a por tabaco” con los escalones de antes.

    Querer irse es un clásico cuando, como te digo siempre, la vida me viene tres tallas grande y ando arrastrando penas y relojes por las aceras. A veces bastaría con que este tren parara un ratito, una vuelta por la estación, dos maletas sorpresa, un niño que corre detrás de un globo, el beso con sabor a reencuentro ajeno, algunas frases en una lengua muerta que no permitiera engaños, un instante vacío, desconocido y reinventado… Cualquiera de esas cosas bastaría para regresar al tajo emocional con energía renovada. Y ni eso llega, qué carajo…

    Pues eso, que lo de navegar es buena idea. Y lo del Polo. Y hasta Australia suena de maravilla… A ver si logras parar el tren en el preciso momento en que necesites aire. Hay quien dice que nos dan el mando al subir. Será que me dejé los brazos en casa…

    Seguimos pa’lante.

    Beso de prima, de quererte.

    1. Quizás la clave está en parar el tren… y no tener que estar siempre cogiendo otro.
      Tengo ganas de volver a darte un achuchón.
      Muchos besos de prima encontrada.

  4. No es fácil, pero sé que tú puedes … quien puede demostrar por inducción matemática la sucesión de Fibonacci lo logra..:-) Es broma…se me sale lo del cebolleta
    besotes

  5. Por cierto, este blog no me gusta nada.
    Me he dado cuenta ahora que respondes a cada uno detrás de sus comentarios, pero lo haces después de que otros hayan comentado y bastante más tarde.
    O sea alteras el normal desarrollo de los comentarios de acuerdo a la cronología de los mismos….
    ESTAFONA.
    NO ME GUSTA.
    CERO PATATERO PARA EL BLOG.

    Todas las pijitas son iguales.
    Unas tramposas.

    1. Es verdad… pero justamente eso me gusta… lo de poder responder a cada uno. Y se puede seguir el hilo… de manera que tú podías haber respondido justo después de Zoe para decir que la querías toda para ti!!!!! :p
      El tiempo no existe… (la cronología es sólo si tienes un Casio :D).

      Besos tramposos

  6. No te vayas, prima, no te vayas ahora que yo estoy volviendo. Ya sabes, yo también me quise ir. Pero si te quisieras ir al polo norte creo que te podría dar el contacto del guía perfecto.

    Acabo de aterrizar de vuelta después de mis días fuera y lo primero hacerte mi visita de rigor y enviarte el abrazo más grande.

    El secreto es que los paisajes que no existen sí existen, por dentro, o a medio camino entre el dentro y el fuera. Negar puede ser una bendición: nunca mais. Y si no que se lo digan a Escarlata.

    Besos de quererte,
    la candela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s