Dicen

.. que es uno de los mejores traumatólogos-cirujanos-de-prótesis-de-cadera. A mí me sigue sorprendiendo como el primer día porque siempre acabamos hablando de cosas que nos son huesos cuando, en realidad, de lo único que parece que sepa sea de huesos. Y de unos en concreto.  Aquella operación me cambió la vida. En muchos aspectos. Me explica que lleva años buscando la posibilidad de hacer un programa para simular las operaciones. Me sonríe: “mira, tú matemática y yo haciendo las operaciones a ojo”. Aún así, me dice, mi cadera quedó prácticamente reconstruida. Y casi perfecta. Y traza una linea con el ratón de un lado a otro de una radiografía que me acaban de hacer y me explica que están prácticamente iguales. Me pregunta si noto diferencia entre ellas… y le digo que no, que no cojeo nada. Que hago spinning y natación. Que he tenido una hija en estos años y el parto fue natural. No le digo las montañas que he subido, cuando, casi al principio, me dio por subir montañas. Ni que me tiré en parapente y hasta conseguí aterrizar. Ni que sé de otros que no pueden abrocharse los cordones de los zapatos mientras yo puedo andar en cuclillas. Tampoco le explico que me pasé días enteros subiendo y bajando las escaleras del bloque donde vivía mi madre, para poder recuperarme antes. Ni que iba todos los días al gimnasio y hacía más de una hora en la elíptica con la muleta al lado (aunque la primera vez que me subí a la máquina infernal, no aguanté ni TRES eternos minutos). Ni que el día que me quitó las 35 grapas, el que por entonces era mi compañero, me dejó en la puerta del hospital y se fue tranquilamente a trabajar diciéndome que quería separarse y que ya no estaba enamorado… (esperaba que después de catorce años, la explicación fuera más convincente). Pero me mira, me dice que siga haciendo spinning y natación, que la próxima visita será de aquí a cinco años (y que espera que para entonces él ya no esté allí), y que siga tan guapa como siempre. Y yo salgo pitando, porque he quedado con Juanita para comer y quiero verle esa panza enorme donde lleva dos enanas que nacerán en menos de un mes. Estoy deseando verles la carita.

Emilio Morenatti vuelve a correr! :D

6 comentarios en “Dicen

  1. Eres una campeona… Grande, intensa, profunda, cercana y llena de tiempo para lograr cualquier cosa, aunque sea tiempo lo que falta cada día. Lo supe en las primeras dos líneas de aquel mensaje tuyo.

    No me equivocaba.

    Beso de prima. De quererte un ‘puñao’.

  2. Puedo, TS…. :D:D…. con un palo detrás del cuello, a lo Rambo…. (un día te hago una demo :D:D). Ayer me acordé, cuando le tuve que abrochar los cordones a un abuelete que le acababan de hacer una radiografía. Me dice: “normalmente me los abrocha mi mujer, pero hoy no podía venir”…. Hacía seis meses que le habían puesto la prótesis. Entonces recordé todo el esfuerzo que hice para poder abrocharme yo sola los cordones de los zapatos…. hasta el médico flipa.

    Aish… no, Nacho… no soporto la danza del vientre. Mejor un tango…. ¿no, Zoe?.

    Yo también te quiero.. y tú sí que eres una campeona. Pero en esto de la vida, sería mejor no hacer competiciones, mi niña.

    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s