Fue un siete de enero. Lo recuerdo porque también era el cumpleaños de Albert. No sé si la coincidencia fue acertada, porque ahora son dos cosas a recordar en el mismo día, y no tengo la cabeza para tantos recuerdos.

Llegó vestido de negro, impecable, como siempre. Con un abrigo largo y un ¿ramo de flores?. Eso ya no lo recuerdo. Yo le recibí con una niña amorrada a la teta… Y es que Maria tenía apenas dos meses. Cenamos uno junto al otro, a lo japonés, porque yo no tenía mesa de comedor en aquel piso (al que ahora regreso). Así que entre cojines nos reímos de todo aquel tiempo que habíamos pasado pegados al teléfono o pendientes del mail diario. Viví su vuelta al trabajo, después de un año sabático con la misma intensidad que él vivió mis últimos meses de embarazo, mi parto y la lactancia. Estuvo pero no estuvo. A ratos siento que todo ya es historia. Otra historia. Pero a ratos aún me inunda la tristeza en el corazón y siento que valió la pena aunque me sienta destrozada por dentro.

No tengo claro que vuelva a confiar otra vez en nadie. No tengo claro que conozca a nadie como él. Ni que mitifique a nadie como lo mitifiqué a él. Y qué le vamos a hacer si una se enamora a chorros.

11 comentarios en “

  1. No creo que sea malo enamorarse a chorros pero mitificarlo si, al final ese mito(casi siempre) se convierte en decepción.
    Besos.

  2. En ese dolor inmenso que provoca la ausencia, uno no se queda totalmente solo: está uno acompañado por su capacidad de amar; y esa capacidad, ese potencial no debe ser nunca desperdiciado sino nuevamente encauzado para la felicidad propia y la de quien venga. Volverás a confiar y entonces verás que no era tanto al otro al que echabas de menos, sino el acto de amar y ser amado.

    Te deseo lo mejor.

  3. Me acuerdo de ese día. Fueron las navidades que fui a conocer a Maria y el día de mi regreso. Me quedé con tu bebé mientras ibas a imprimir “cienes” de páginas. Dos años… Hay historias que es mejor cerrar, aunque de vez en cuando regresen.

    Yo también te echo de menos. Beso de quererte.

  4. Hola,no es malo enamorarse a chorros,pero quizá sí lo sea el no poder escapar cuando esto se terminó y como ha traducido Alberto en la canción seguramente todo se acaba cuando encontremos a otro,aunque la herida o los buenos recuerdos,mejor,sigan ahí.
    (Fátima,¿como puedo agregarte a los blogs que visito?,lo he intentado pero no he podido).
    Abrazos.

    1. Está claro que en el amor es facil entrar y muy
      complicado de salir,
      yo pienso que enamorarse es siempre bueno,
      pero sin mas historias, porque luego es peor.
      un placer pasar por tu casa
      feliz semana
      RMC

  5. Hola Fátima,he intentado entrar en tu página y agregarte a mis enlaces,pero no sé porque no puedo..¿me puedes mandar la dirección a mi correo?.
    En cuanto al amor a chorros,como debe ser,sí,aunque las cicatrices están ahí, nos quedaremos con lo que hemos vivido,que es mucho y a seguir volando.Abrazo.

  6. Te abrazo, Fatima.

    El amor siempre mitifica.

    (Siempre creemos que nadie como él…pero luego la cosa cambia).

    El amor sin drama es seguro pero gris.

    (Vuelvo al blog…reabro Mil Orillas)

    Beso doble para dos princesas…una con melena de sortijas, otra frescura de calabacita…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s