Vive a mil km, y en cambio a veces lo siento muy cercano. Mi padre mejoró con el tiempo. También influye tener una nieta. Debe ser ese instinto tonto de la descendencia. Me llama preocupado. Que si necesito algo. Yo, que siempre he sido muy orgullosa con él, le digo que no, que estoy bien. Sin estarlo. Lo necesitaría todo. Necesito otra vida, para vivirla de otra manera. Y una casa más grande. Y más tiempo para mí. Y que alguien invente una pastillita que cure las demencias. Pero le digo que no, que no necesito nada. Me tantea. Pregunta varias cosas y ahora soy yo la que duda que él esté bien. Nunca es fácil con los padres…. Espero ponérselo más fácil a la ranita que duerme conmigo.

Ella llora. Cuando es consciente de la situación, llora. Me repite que no quiere ser una carga. Que se siente una inútil. Que yo ya tengo bastante. Sólo se me ocurre darle un beso y decirle que no se preocupe, que lo que tiene que hacer es intentar salir, hacer cosas que le gusten y buscaremos la manera de ir trampeando el resto. Pero a ratos siento que no puedo más.

Para colmo hoy me han roto la ventanilla del coche y me han robado el tom-tom y la mochila del gimnasio. Lo suficiente para un dolor de cabeza. Otro. Dos horas para poner una denuncia. Dos más para que te pongan una ventanilla de plástico provisional hasta que llega el recambio de Madriz (¿?). Y dos más de llamadas aquí y allá, al seguro, al taller, a la putamierdamecagontogilipollas…..

4 comentarios en “

  1. Ay, cosita, que te quiero, ya sabes y sé por lo que estás pasando y que ojalá existiera esa pastilla para la demencia. La iremos trampeando.

    Un abrazo muy ahuchao, muy achuchao.

  2. No es fácil Fátima, tus padres envejecen, tu hija es muy pequeña y tú estás en medio.
    Pero van pasando los días y sigues tirando hacia adelante. Eso es buena señal. Lo conseguirás.

    Te ha tocado ser víctima. Otra vez hay una oleada de robos en interior de vehículo. Como hace un par de años. Supongo que debe haber nueva demanda de GPS en países donde todavía es muy caro para ellos.

    Besos.

  3. Hay temporadas torcidas que se prolongan tanto que parece como si no hubiera esperanza. Pero llegará ese tiempo y borrará los días grises.

    Paciencia.
    Un beso

  4. Nena:

    Siento que apenas por esa ausencia fisica que tenemos te podamos ayudar poco. Aunque uno casi siempre esta solo ante la vida y a la vez acompañado. A veces un madre enferma puede ser la compañía que te ayude. A veces aprendemos a aprender, que aquello que nos duele, que a veces incluso nos castiga, también nos acompaña. Si hay amor en ello..acompaña
    besotes, que pase la mala racha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s