El secreto de sus ojos

He empezado a verla. Me la recomendaron hace tiempo, pero hace demasiado tiempo que no voy al cine. Quizás cuestión de prioridades. Me quedo con los ojos de Ricardo (Darin), que ha envejecido, pero me siguen recordando a los ojos de Albert. El recuerdo se diluye tanto que uno ya no sabe si tiene un recuerdo, o el recuerdo de un recuerdo. Dejé de ver las películas de Darín, aunque me fascina, siempre me fascinó desde que tuve la suerte de verlo en directo en la obra de teatro Arte. Pero ver esos ojos….despertaba en mí demasiadas cosas.

Hay más cosas en mi cabeza. Estos días hay muchas cosas. Un posible viaje a Sicilia. Un nuevo trabajo que ando perfilando. Un nuevo destino para dentro de unos años. Y una madre que se está marchando y no sé cómo detenerla. Me niego a dejarla ir. Y me rebelo contra sus ansiedades, sus repetidos sollozos o el hecho que siempre hace lo que una le pide que no haga….Me enfado. Y grito. E intento volver a traer a la mujer que siempre me cuidó y me protegió, la que siempre intentó que no sufriera. Ella, que es la que ahora me produce el dolor más grande. Evito enfrentarme con la enferma. No quiero que se convierta en el recuerdo de un recuerdo, como tantas otras cosas. Supongo que nunca estamos suficientemente preparados para sentirnos huérfanos.

9 comentarios en “El secreto de sus ojos

  1. No estamos preparados para ser huérfanos y aun peor: no estamos preparados para evitarles ese mismo sufrimiento a nuestros hijos. Finalmente esa frase de “es ley de vida” viene a consolarnos. No hay mucho más.

    Salud.

    P.D:
    Si vas a Sicilia, no dejes de visitar Strómboli.

  2. Ahora mismo estoy copiándole a una amiga esa peli, que se la traje en la netbook para que la vea.
    A mi me pasa algo así con los ojos de Darín. Un día descubrí que iba a ver sus películas casi con el único propósito de volver a verlos.
    Quédate en ellos, pero en los de él, ahí, en la peli.
    La vida real no nos da ninguna revancha, Fá.
    Dos besos.

  3. Debes aceptar lo de tu madre.
    No puedes retorcer la realidad Fátima. Eso sólo te reportará ira y frustración.
    Ya es suficiente con el dolor.

    La película me pareció maravillosa. La volveré a ver cuando pueda.

    Besos.

  4. Cúanto tiempo desperdiciado por culpa del secreto de sus ojos…. !!
    Me gustó mucho, moraleja incluida.

    Respecto a lo de tu madre… dices que te niegas a ser huérfana.
    Es necesario que aceptes la realidad tal como es, así de cruda , será más fácil para las dos. Dicen que la serenidad se contagia.
    Y aunque no creamos más que en la vida, hay un ruego que viene bien al caso :
    “Pido Serenidad para aceptar las cosas que no poedo cambiar…
    Valor para cambiar aquellas que puedo
    y
    Sabiduría – para reconocer la diferencia-”
    Un beso, Fa.

  5. Recuerdo una frase memorable que te decía tu madre:
    “si todo va bien, yo enterraré a la abuela y tú me enterrarás a mí”.

    Creo que para lo que no estábamos preparados es para verla partir en vida.
    Digerirlo no es tarea fácil. No valen pañitos calientes, a pelo: es duro, muy duro.

    Me he puesto a buscar fotos de Darín para fijarme; ya quisiera Albert tener esos ojosssss :-P
    No vale idealizar el pasado, trato?

    Besos de quererte mucho.

  6. No he visto la peli…pero verás en esos ojos lo que en el fondo quieras 8aun subconcientemente) ver…son otros los ojos, la mirada es única…
    Sicilia te encantará…si puedes hacer el trayecto de messina en barco es impresionante. Las islas eolo me gustaron mas que stromboli…pero lo mejor es la gente como siempre…y cosas tan locas como la ciudad de Palermo, que tiene una belleza rara. lee si quieres algunas cosas de mi viaje, a ver si te gusta alguna..
    Sobre tu madre…es triste…quizá sea un marchar aparente, quiza debas pensar que ahora tendrás que andar de manera diferente a su lado y no como solías hacer.
    besos y fuerza

  7. Déjala ir, cielo mío.

    Ella necesita iniciar su camino.

    Tú necesitas iniciar el tuyo.

    Sólo entonces…

    Es durísimo, lo sé.

    Estoy…si necesitas palabras de aliento, gestos de apoyo, cuentos que te hagan reír.

    Ve a Sicilia.

    Alquila una bici.

    Enfrenta al sol, llevando la cara al cielo, hasta que los ojos se te llenen de agua.

    Toma vino de botella abrazada en paja.

    Huele el aceite y el pan.

    Mira si hay volcanes.

    Respirate, Fátima.

    Vive.

    TQM

    L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s