El post de Juncal me hizo pensar. En realidad ella siempre lo hace (eso de hacerme pensar) aunque no siempre se lo reconozca. Será esto ser mujer, o sentir(nos) la complicidad entre mujeres. Será que estoy en esa época de mi vida en que intentando multiplicarme sólo consigo dividirme. Juan (se llama Juan…. y por fin aparece un hombre importante en mi vida cuyo nombre no empieza por A :) ), me recuerda que soy humana, y que, por eso no puedo llegar a todo. Pero él es hombre, y es de los que sólo puede hacer una cosa a la vez :) (entrando en esa afirmación simplista)

Igual la operación sencilla sería la suma (como asegura Candela en sus perfiles). Quizás es más equilibrado, porque te permite avanzar sin sentir el ahogo.

Y es que el otro día (lunes) al salir de casa me di cuenta que era fiesta aquí en Sabadell. Como vivo en una de esas calles céntricas en que en los días de fiesta cierran al tráfico, me quedé un poco de piedra al darme cuenta que no había coches circulando a las ocho de la mañana. Y con Maria en brazos, camino del coche, sólo pude reaccionar pensando: “me la llevo al trabajo”. Eso se llama conciliación laboral-vidafamiliar ¿no?, pero ¿qué hace una cuando a las ocho y media tiene que estar en el curro y las guarderías y el servicio de canguros está cerrado?. Para ella fue una mañana divertida, en el cole de los niños “grandes-grandes”, e hicimos plastelina y pintamos entre ratones y teclados. Alguno de mis alumnos me dijo: “Fátima, yo también quiero pintar”….. y en eso andamos.

PD:.. yo ando pintando la “casa” virtual… y me he dado cuenta que se pierden cosas por el camino… a ver si las voy recuperando

9 comentarios en “

  1. ¡¡ Cuánto me alegro Fatima !!
    Una mano, aunque no den para más, nunca viene mal.
    Pero SOBRE TODO, es el aporte emocional, la comprensión,el reconocimiento y
    ¡ cómo no ! la ilusión lo que te va a dar vida para seguir peleando.
    A por ella.
    Un beso.

  2. Yo siempre digo que soy como le critican a los tíos: sólo sé hacer una cosa por vez y a mucha honra.

    Fá, te echo de menos, a ver si nos contamos por teléfono algunas cosas. Tengo algunas cosas que contarte.

    Besos mil, de quererte.

  3. Mi niña… Como siempre antes, nos pasan cosas parecidas en tiempos semejantes. Qué bueno eso de tener una mano que apoya, que acaricia, que comprende… Que nos recuerda que no somos “superwoman”, como me dicen por aquí, muy cerquita, mientras me regalan pellizquitos de tiempo, palabras, besos…

    La vida es una espiral parecida a tu pelo. Da vueltas y vueltas. A veces cae un regalo precioso y como tal hemos de bebérnoslo… Disfruta este sol. Hasta mañana no vuelve a llover.

    Queriéndote, bonita. ¡Beso de prima!

  4. Ciertamente “El espectro de la rosa” es de lo mejorcito que he leido ultimamente. Diría que esta muy por encima de mi capacidad de comprensión y asimilición, que sus contenidos; no sé si ciertos ciento por ciento; parecen tan abrumadora y aplastantemente convincentes que te dejan con la boca abierta. La he incluido dentro de mis favoritos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s