Cada día…

… me cansa más la gente. Intento hacer como que me interesan y me divierten alguna de las personas que tengo alrededor… pero lo cierto es que acabo cansada. Hoy he ido a un cumpleaños: el del sobrino de Carlos, que cumple 4 años. Es una buena ocasión para ver a su familia aunque normalmente también van un grupo de amigos y amigas de los padres del niño que yo no conozco. Me doy cuenta que tampoco tengo muchas ganas de conocer, porque no me esfuerzo lo mínimo en entablar conversaciones sobre el colegio, las cacas, el cómo crecen, la educación en este país… Acabo sentándome en el suelo y jugando con alguno de ellos a algún juego de esos educativos que le han regalado a Ferrán.Y en un intento por pasar desapercibida, acaban todos mirándome. El extraño efecto rebote.

Foto: Tom Walton

Estrellita nos invitó a comer en una terracita de la plaza Agusti Vell: el Joanet. Uno de esos bares “de toda la vida”. Maria probó por primera vez en su vida “peus de porc”…. y él alucinaba porque también le gusta la cerveza (sin alcohol, 0,0%). Más que alucinar me pega una bronca. Yo le discuto que es más sano una cerveza sin alcohol, que tiene hasta ácido fólico que un zumo con sus azúcares o un refresco “de niño”. Pero él me dice que le estoy introduciendo en sabores que aún no le tocan (igual tampoco le toca el sabor de los pies de cerdo…). Tengo una sensación rara con él. Como que está bien, pero no está bien. No hablamos de la soledad, ni de la rubia que pasó a la historia, ni de la tristeza que conllevan las pérdidas, ni de si nos volveremos a ver…. Me recuerda cosas que yo ya no recordaba: que guarda un álbum de fotos de la cría y que lo mira de vez en cuando, que estuvo hace unas semanas en Madrid y comió en el restaurante al que lo llevé con Lola, que echó a la mujer de la limpieza porque le abrió la caja de los relojes que yo le regalé…. y yo no recordaba ni que le regalé un álbum, ni que comimos un día con Lola, ni siquiera que para Navidades me gasté una pasta en una caja de relojes para que guardase todos lo que coleccionaba….. Sin embargo hay otras cosas que no, no he olvidado.


4 comentarios en “Cada día…

  1. También me suele cansar mucha gente, aunque desde hace un tiempo para acá descubro cosas sorprendentes. En medio de una de esas conversaciones triviales, de la educación del país o de las cacas, haces una pregunta inesperada y observas la respuesta. No tiene que ser nada rebuscado, ni siquiera difícilmente reconocible por la media…con sólo preguntar, ¿has estado en Marruecos?, puedes encontrar gente escondina detrás de esa cháchara educada e inútil…si sigues tirando del hilo puedes seguir encontrando cosas…a veces no hay de donde tirar o simplemente quien has encontrado no merece la pena (o perdon, no puede hacer otra cosa que cansarte)…Al menos siempre puedes entretenerte con la reacción y especular para ti misma…

    Volver a llover sobre las cosas mojadas debería cansarte, pero ya vez, no es así…me temo que los recuerdos “no compartidos” se dan cuando alguien miraba al dedo en lugar de a la luna…son sólo intereses o sencibilidades
    besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s