A veces…

… intento pensar en lo vivido. La nostalgia (al menos en mi caso) reconforta. No porque no crea que no llegarán cosas mejores, o porque no disfrute el presente. Estoy convencida que no todo el mundo puede y sabe disfrutar de la vida como yo lo he hecho hasta ahora. Quizás es que me estoy haciendo mayor y se me ocurre ahora filosofear sobre los años vividos (esos que no volverán….). O quizás es que el revoloteo de una estrella fugaz (como siempre) me obliga a no ver más allá en el futuro. Pero me siento ante un ordenador, con un cafelito en la mano, esperando el momento para recoger a mi hija y acompañarla a su clase semanal de música, recordando el ramo de flores que nos envió al hospital cuando nació. Me pregunto en qué rincón esconde el hombre que conocí porque me repito una y otra vez que yo no inventé sus palabras, ni sus gestos, ni sus sonrisas. También me pregunto dónde andará ahora. Quizás en Madrid, o en Tel Aviv… Y cómo puede uno aparecer de repente, hacerte sentir lo que me hace sentir y desaparecer sin más.

Dice Mónica que me ve triste. Es que estoy triste. Y eso se nota en la mirada. Pero se me pasará. Porque siempre se pasa.

4 comentarios en “A veces…

  1. Pero esto es como el cuento de la buena pipa, mi niña. Oyéme que los ciclos pueden romperse de una buena patada, no crees? Venga mujer, a mover esos pies, por favor.
    Un beso, Fá.

  2. …ahora entiendo esos gestos y esa mirada, venga Fátima ánimo!!! dónde esta esa energía y esas ganas de todo? eh? venga guapa! ;) un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s