Está tan bonita…

… ahí sentada, mirando Caillou y tomando un té (sin teína) que ella misma ha elegido. Y me pregunto qué querrá ser cuando sea mayor. Y qué voz tendrá. Y cómo le irá cambiando el cuerpo (de niña a mujer). Y si se sentirá bien con ella misma. Y si consiguiré que se quiera más de lo que yo me quiero a mí misma. Porque cuando uno se quiere, los demás también le quieren más.  Y sé que haré todo lo posible para que sea feliz. Y que he sido capaz de sacrificar viajes y vida propia por ella. Y así han hecho todas las madres del mundo. Y es que la oxitocina funcionó. Esa hormona que genera una madre cuando ve por primera vez a su hijo y que produce el enamoramiento y la dependencia. Lo suficiente para cuidar a tu vástago y evitar que lo abandone. La fórmula química del amor materno, que resguarda la especie. Es la misma oxitocina que se produce en relaciones insanas. Si generas endorfinas, la relación es satisfactoria, pero cuando notas que empiezas a generar oxitocina, los químicos aconsejan que borres su número de teléfono de tu agenda. Me lo apunto la próxima vez :)

4 comentarios en “Está tan bonita…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s