Hablar con Estrellita siempre me deja KO. Debería evitarlo. Lo sé. Pero aún hoy, de vez en cuando, tengo necesidad de sentir su voz, de reirme con él, de aguantarle algún comentario soez, de recordar juntos alguna anécdota de “aquello que vivimos” y que no supimos ponerle un nombre común.  Hoy volvía de dar una charla en Córdoba. A los CIO. He tenido que buscarlo en el Google. ¿Qué coño es un CIO?. Y me explica que compartió espacio con Leopoldo Abadía y que han tenido una charlita a la limón. Cuando me cuenta esas cosas, que sé que tiene necesidad de explicar, a mí me viene a la cabeza un niño cabezón y gordito, que creció en el barrio de la Ribera, con un padre medio alcohólico, jugador y que dio “mala vida” a su madre. Años 80, en un barrio decadente del centro de Barcelona. Y creció. Y se dedicó a cargar televisores en el puerto. Y a venderlos en un bazar de la Barceloneta, junto a un conocido restaurante con muchas puertas.  Y luego se echó una novia cuyo padre vendía extintores. Y empezó a vender extintores, puerta a puerta. Y su primer “sucundum” lo tuvo con 25 años, cuando después de recorrer toda la calle Tallers no consiguió vender ni un extintor.  Y  más tarde, trabajando de cocinero de noche, pudo pagarse un máster en ESADE, y codearse con todos esos personajes que nunca hubiera soñado, cuyo máster pagaban papás.  Ese fue él. El Yin y el Yan. Y ahora comparte charlas a la limón con un viejito que parece entrañable (pero gana 4000 euros a la hora por sus charlas)…. No puedo evitar sonreir. No puedo evitar admirarlo un poquito. Aunque me deje KO. Me gusta saber de él. Saber que existe. Que en algún lugar él pelea cada día por lo que quiere conseguir. Aunque la gran parte de lo que quiere sea básicamente dinero.

Era feliz. Era feliz como una perdiz. Aunque me hiciese llorar mucho. Me hacía sentir guapa y especial. Como todo lo que toca.

Pero ahora me queda atrás. Y yo siento que soy otra persona.

6 comentarios en “

    1. Yo creo que podremos encontrar otras formas de ser felices. Con lo que ahora somos. Y quizás con personas que aún no conocemos y de las que no conoceremos como fueron (para rizar el rizo)

      Besos, T.

  1. No sé, no sé… tengo un problema con las constelaciones o con los que van de estrella… no digo que tenga su mérito…pero la cosa se mide por lo que mereces y perdona…esa estrella no tiene suficiente luz (que hortera me ha salido todo esto :-)). De cualquier forma si breve vida relatada no es de mi asombro

    1. Sí, unas vidas sorprenden a los que han vivido vidas mucho menos sorprendentes. O igual es mucho más sencillo: yo me enamoré de aquel tipo. Y por eso se lo perdono todo, y me asombra todo. Aunque fuese uno de esos “amores tóxicos”.

  2. Creo que empieces a ver tu vida como la vemos los demás, enriquecedora, desafiante, llena de retos que parecen pequeños y con un aprecio por la mas humilde e intrigante vida a tu alrededor… no te parece esa vida mucho mas intensa, interesante, comprometida que la de otros que nos describes (y que tantos conocemos)… venga nena.. o te explico la horterada de LOreal?

    1. As usual, tienes razón, Alberto. Pero a veces me cuesta ver en lo sencillo lo importante. Menos mal que de vez en cuando aparecéis un puñado de buenos amigos para recordármelo :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s