En Sitges… hace quince años

ImagenUna gaviota vieja sobrevuela la casa, como un nuevo presagio. Trae la danza antigua de las gaviotas sabias, cuando, justo antes de morir, se lanzan al mar, al que siempre pertenecieron…. La casa está en silencio. El viento mece el ciprés grande que está en la terraza, aquel que el antiguo dueño plantó. El ciprés es símbolo de hospitalidad, pero esta casa está sola desde que ellos se fueron. Una vez por semana vienen los de la agencia. Abren las ventanas  y la dejan desprotegida a la brisa del mar. Entonces entran el olor de las olas, el de la arena mojada, el de los niños bañándose en la playa… Entra el olor a mar que inunda la casa y la traslada a los mejores tiempos, cuando aún estaba habitada.

La casa se enfría. Espera, paciente, que alguien encienda el fuego, que la madera quemándose impregne el ambiente. Espera, paciente, tres niños. Que nacerán y crecerán junto al mar…. Ellos también están esperándola, en algún lugar.

11 de marzo de 1997

* foto de Jordi Carbonell (en Sitges….. y juraría que hace quince años en esa terraza había un ciprés)

 

4 comentarios en “En Sitges… hace quince años

  1. Pues bien, hace ilusion, leer algo asi sobre tu casa, ya no esta fria ni deshabitada, esta llena de luz y de vida, se ha convertido en un lugar magico donde los hinviernos junto a su chimenea son los mas agradables, y los veranos frescos escuchando las olas desde me habitación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s