La maleta

ImagenAyer soñé contigo. Soñé que comprabas una maleta nueva. Una de esas pequeñas, de cabina (creo que le llaman). Es que tengo que viajar mucho, te justificabas, y son viajes cortos, de pocos días. Yo miraba la maleta de ruedas, pequeña, y hacía un recorrido mental de la lista de objetos que uno mete en una maleta de esas dimensiones. La ropa interior, una muda (qué bonita la palabra muda, de mudarse, de cambiar de piel…), un neceser con un cepillo de dientes, alguna crema, algún libro, algún objeto personal (yo siempre llevo un “click”  en la maleta), una foto de tu hija, algún “porsiacaso”….

Luego hice un recorrido de las cosas que uno deja fuera.

Tu maleta era azul cielo. Con cuatro ruedas. De esas con un asa desplegable. Tenía un sistema de cierre automático, con cuatro números. Te peleaste con las instrucciones para configurarlo hasta que desistes. Esto es más tuyo, que te gustan los números, me dijiste. Yo soy de letras. Y te reíste, esperando mi reprobación. Pero no te dije nada. Ya no te digo nada.

Tú me mirabas con ojos de niño, como el que está diciendo una pequeña mentira a mamá. Viajes cortos, dos o tres días como mucho, me decías.

Sonreí y me giré. Se me escapó una lágrima.

2 comentarios en “La maleta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s