En aquel lugar

Hubo un tiempo y un lugar en que todo fluía más y mejor. En que las relaciones se daban más naturales. En que la vida me parecía que flotaba. Conocías gente un día que sabías que nunca más volverías a ver, y disfrutaba del encuentro como si se tratase de una amigo para toda la vida. Las mañanas eran tranquilas, a pesar de ir de un sitio para otro, haciendo cursos aquí y allá. Dos días en un edificio de cristal, mirando los pseudorascacielos de entrada a la ciudad. Quince días cruzando de punta a punta con el metro y caminando diez minutos hasta llegar a un centro social donde quince abuelos en Aluche me esperaban impacientes, un mes dando clases entre exposiciones y libros en la Casa Encendida, entrando por la puerta lateral…. Me daba tiempo de comer en casa todos los días, incluso aunque alguien te hubiera ofrecido tomar el aperitivo al salir del trabajo. Las tardes, las tardes eran tranquilas. Caminaba hasta la escuela media hora cada día. Recorría con la mirada los escaparates más inverosímiles. Siempre me quedaba enganchada en la tienda de muelles en la Ronda de Atocha. Recorría con el dedo algunos edificios, aunque eso significase llegar con el dedo negro a clase. Me miraba (siempre) en el techo del Reina Sofía. Cruzaba el semáforo por donde no tocaba. Me asombraba el ir y venir del mundo en la Estación de Atocha, y la cantidad de taxis que en la hora en que llegaba el AVE se acumulaban en el parking de la estación. Perdía la mirada en el infinito, siguiendo la trayectoria de las vías. Me regalaba dos minutos antes de entrar, en algún café o en la puerta de la escuela.

Volver siempre me costaba un poco más. Pero según la clase (el ponente) salía contenta, habiendo aprendido algo, sorprendida por la cantidad de cosas que aún podía aprender. Y maravillada por la vida que estaba viviendo.

Echo de menos Madrid. Y cuando leo cosas sobre Madrid más. Y cuando veo fotos, y cuando alguien me habla de Madrid. Echo de menos Madrid, y la vida que tenía allí.

 

4 comentarios en “En aquel lugar

  1. Tengo que volver sí, más mayor (:-p), pero tengo que volver….. Y sé que cuando Paco escriba sobre ella, la echaré nuevamente de menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s