La llorona

La llorona

Estoy llorona. Llorona por todo. Parece uno de esos días claves del mes, o de primavera y cambios de tiempo.

Venía conduciendo, Maria dormida, y se me ocurre coger el teléfono (sí, ya sé que está prohibidísimo). Un policía pasa con su moto por mi lado, me mira, me hace un gesto, nos sonreímos y le digo que sí, que ya lo apago (ni multa ni ná… en estos tiempos que corren me siento una crack). Por un momento vi en él la cara de Estrellita. Ya me ha pasado esta semana dos veces, ver a alguien y tener visiones…. No he podido evitar soltar un puñadito de lágrimas. ¿Y si no lo veo más?.  Maria se ha despertado y me ha preguntado que qué me pasaba. Echo de menos a alguien, al tío T. Le digo. Por eso no se llora mamá. Lo llamas y quedas con tu amigo.

De trabajo

El otro día Maria me preguntó porqué trabaja la gente. Me sorprendí a mí misma hablando de lo importante que es para la sociedad que alguien haga zapatos, que otro haga el pan, que el que sabe enseñar sea profesor…. Me di cuenta que hace mucho tiempo que el trabajo no se explica así. Ni se entiende así. Todo venía porque cerré los seguros del coche. Le dije que me daba un poco de miedo circular por Barcelona con los seguros abiertos, que recordaba un día yendo con Marques que vimos como al coche de delante, en un semáforo, alquien le abrió la puerta del copiloto y le cogió el bolso para llevárselo. Me preguntó porqué había cogido el bolso y le expliqué que a veces es porque necesitan dinero y no saben cómo conseguirlo. Me dijo que es fácil, que te pones en la puerta del supermercado y lo pides, y la gente “tiene” que darte dinero (como el chico que se pone delante del Condis…., me dice). Le digo que eso no es así. Que la gente consigue dinero a cambio de un trabajo. Que lo que tenemos que conseguir es que todo el mundo pueda trabajar. Porque ahora no todo el mundo puede trabajar. Y se me saltan las lágrimas

Y sólo queda

Después de un día duro. Llegar a casa. Recoger lo mínimo. Cenar lo mínimo. Un poco de incienso. . Escribir un poco para minimizar el escozor de la punta de los dedos. Contestar algún mail. Y dormir. Hoy sola, porque Maria está en casa de una amigüita…. Escuchando Nessum Dorma (y que se escape la última lágrima por hoy)

Pavarotti

 

2 comentarios en “La llorona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s