De cómo perder el tiempo

Aquí los días pasan lento. Pasan tan lentos, que me permito hacer esas cosas que sé que no servirán para nada en un futuro, aunque me sirvan en el momento. Cavé el jardín, que tenía un desnivel terrible y ahora sigue teniendo, pero menos. Aún sabiendo que es posible que el año próximo no tenga ninguna flor. Y con Maria estamos haciendo un pequeño muro que salve el desnivel. Y un par de escaleras, hechas de piedras que vamos encontrando aquí y allá. Transportamos las piedras una a una. Y las vamos amontonando formando un pequeño muro, ayudándonos de barro. Lo diseñamos todo con una azada, cavando primero un surco donde las vamos acumulando. En realidad es un desastre. Pero prometo foto antes de irme. Aunque sólo sea para dejar constancia gráfica de dónde estamos perdiendo el tiempo. Y aunque digan por ahí, en alguna canción, que el tiempo nunca es perdido.

A todo esto, me duelen los brazos y la espalda.

2 comentarios en “De cómo perder el tiempo

    1. Yo pensaba más en Serrat, pero confundí tiempo con verdad.. cosas de mi memoria, que recuerda lo que le da la gana…. Confieso que tuve que buscar la canción de Manolo García. Bendito Youtube también….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s