Había una vez una casa en Torrelodones

ImagenLa encontré hace meses. A veces filtro en algún portal inmobiliario y busco viviendas que sé que nunca alquilaré ni compraré. Pero apareció una que me llamó la atención. De repente me vi allí. Una casa que hace años no hubiese ni mirado. Una de esas casas adosadas, bien acabada, con una parte de piedra, con un enorme jardín, con chimenea y una piscina (aunque más bien parecía una alberca). Con sitio para hacer un huerto, tener un perro y cinco churumbeles. Esa típica casa de anuncio de familia que usa Ariel para la ropa, Fairy para el lavavajillas y come Kellogs Special K por las mañanas, los niños beben Sunny D’light en verano y para dormir un vaso de Cola Cao con galletas Tosta Rica. Seguro que habéis visualizado la casa. Pues con todo eso… y en Torrelodones. Para quien tenga niños de cinco años les diré que Torrelodones no son los dinosaurios de una serie de dibujos animados. No. Esos son los Teranodontes. A mi Torrelodones me gusta. Me parece exótico. Me coloqué la casa fija en una pestaña. No me preguntéis por qué… pero a veces, me asomaba a la ventana y recorría las habitaciones, el jardín, la cocina…. y me sentía bien. Me sentía como si viviese en ella y fuese mi casa. Sin más pretensión (aunque he de confesar que en mi última visita a Madrid he estado tentada de ir a verla y me la miraba como algo más cercano).

Ayer desapareció de la web donde estaba anunciada… Me dio un pequeño giro en el estómago… como si me hubiesen quitado algo que era para mí. Qué extraña sensación.. que te “quiten” algo que nunca fue tuyo.

No sé si está relacionado con el hecho de ir guardando las cosas en cajas… como si se estuviese preparando una mudanza no programada aún.Igual inconscientemente yo ya había llevado las cajas en esa enorme (a mí me parece enorme) casa….

Y hablando de cajas… que se siguen amontonando… hoy tocaría empezar a llevármelas. Como no hay prisa, se han acumulado en la entrada, hasta el punto que Maria me dijo ayer: “mamá, como sigas poniendo cajas aquí no vamos a poder salir”..

 

3 comentarios en “Había una vez una casa en Torrelodones

  1. Mmmm… No te veo dando un Sunny a María en un anuncio, con el pelo en s sitio y las uñas hechas. Qué quieres que te diga?! Y tú sabes cuánto habrá que limpiar en esa casa tan grande…? Sin embargo adoro tu capacidad de soñar, de imaginar, de volar…

    Te mando un abrazo que, a tamaño natural, no cabe en ese comedor!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s