Cosas del Departamento de Educación. En este país.

A veinte de septiembre el curso ha empezado. El plan docente, que entre otras cosas incluye el reparto de materias entre profesores, la confección de grupos, el diseño de posibles desdobles de grupos (si nos permiten las horas)….está confeccionado. Los horarios hechos y repartidos entre alumnos y profesores. Nuestro jefe de estudios, que es un tío bastante competente, lo deja todo listo antes de irse de vacaciones, que no suele ser antes del 20 de julio (aunque tenemos fama de tener tres meses de vacaciones). A pesar de eso, el año pasado, a 1 de septiembre, nos quitaron medio profesor. Tuvo que rehacer todo el trabajo. Puede llegar a ser (depende de la complejidad de las desideratas, de las condiciones y del número de grupos y profesores) un trabajo de más de una semana (intensa). Este año… este año… a 19 de septiembre, cuando además ya han empezado las clases,  nos quitan un profesor. Indignadísimos todos nos hemos plantado para decir que no, que si ellos no contaron la plantilla bien a 1 de septiembre no es problema nuestro. Pero en el fondo lo es. Porque alguien en el Departament d’Educació, y en la delegación del Vallés Occidental concretamente parece que se quiera colgar medallas ante sus superiores. Mucho me temo que es así. Y así le saldrá un excel de puta madre con lo que se ha ahorrado en su delegación (en la gestión de centros públicos….porque en los concertados hay otros criterios) ajustando las plantillas al máximo. El problema es que nos faltan 6 alumnos en 2 de SMX. Tenemos 59. Deberíamos tener 65. Es un problema puntual de este año, en que tuvimos un primero desastroso, con muchos alumnos con diferentes dictámenes (asperger, tda… ) y un 40% de alumnos con adaptaciones curriculares en la ESO. Hemos tomado medidas, tal y como nos sugirió la inspectora de zona. Hemos hecho dos grupos reducidos (a costa de saturar otros), para “atender la diversidad”. No sé qué se piensan en la administración qué significa “atender la diversidad”, pero la mejor manera de atenderla, claramente, es tener 15 alumnos en clase, no 35.

Este país no va bien. Cuando pasan cosas como ésta te das cuenta que tampoco estamos manteniendo los cimientos para que pueda mejorar. La mayoría de profesores de la escuela pública somos gente proactiva, enamorados (aunque cansados) de nuestro trabajo. La mayoría, tenemos un puntito vocacional y a veces basta encontrarte un alumno (por ejemplo paseando por Madrid) que ha salido adelante, que está trabajando, que está hecho un hombre…. y que te ve por la calle y se alegra, te saluda, quiere quedar contigo para tomar un café y contarte todo lo que está haciendo. Y tú sientes que fuiste un granito en su camino, y que igual le ayudaste a tomar decisiones acertadas. Nos pueden bajar el sueldo, aumentar las horas de trabajo, recortar cursos de formación.. empeorando nuestra calidad profesional…. pero basta esa chispita para decir: “cómo me gusta este trabajo”. Así que pasas por alto los recortes. Y te esfuerzas por conseguir el material que les haga falta a tus alumnos, por ejemplo suplicando a tus amigos (que trabajan en multinacionales y tiran ordenadores cada año) que te pasen  todo lo que les sobre…. . Y arañas de la economía del centro lo que puedas para tu parcela…. para formar a esos niños y niñas (lo son, aunque tengan casi veinte años ) que un día serán los profesionales de este país (o de otro, visto el panorama).

Pero estoy cansada. Estoy cansada de este país. Y de la falta de voluntad política por mejorarlo. Y de la falta de voluntad de los que están por debajo de esos políticos que nos están arruinando. Y que no nos engañen diciendo que la independencia lo arreglará todo. No es una cuestión (sólo) de fronteras, Que no nos despisten. Si no lo evitamos, tendremos los mismos perros (igual con collares de otro color). Con el sueldo del nuevo asesor inexpertode la Consellera, pagamos dos profesores a tiempo completo. Y hasta tres.

8 comentarios en “Cosas del Departamento de Educación. En este país.

  1. Ay! Fá, qué lucha!!!!
    Desde el lado de los padres, no sabes la rabia que me da que no nos unamos todos a una para decir: hasta aquí llegamos!

    Es una vergüenza lo que le están haciendo a la educación pública.

  2. Bien dicho! En este país (España y Catalunya también, por supuesto) la educación jamás ha sido considerada como una inversión. No se lo han creído nunca. Y si hasta ahora la cosa ha ido funcionando más o menos bien ha sido exclusivamente gracias al esfuerzo y compromiso de docentes y padres. En estos momentos de dificultad extrema en todos los ámbitos de la sociedad habría que apostar más que nunca, sin titubeos, por la educación pública, pero están haciendo lo contrario, pretendiendo que creamos que no hay opción, que les duele en el alma tener que pasar la tijera, pero que no les queda alternativa… y nosotros, una gran mayoría, agachamos la cabeza y nos resignamos.
    Sin embargo, lo que está pasando estos días en Baleares me hace recuperar un poco la esperanza en que no todo está perdido; en que la sociedad civil tiene capacidad de reacción, que hay un límite para el aguante, y que hace falta que salte una espoleta para que digamos basta, pero de verdad, con hechos, saliendo a la calle día sí y día también; paralizando el país si hace falta. Y hace falta. Ojalá la movilización de Baleares salte a la península. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s