Los mirlos de Leipzig

Los mirlos de Leipzig madrugan más. Así su canto no se confunde con el tráfico de la ciudad. Lo han estudiado un grupo interdisciplinar llamado Loss of the night, que me parece un nombre significativo. Aunque con los mirlos alemanes nunca se sabe.  Aquí, en el sur, perdimos la noche hace tiempo. O la ganamos, según se mire. Ayer, que fui a ver una obra de teatro al centro (Verás que todo es mentira), me di cuenta. Había casi tanta gente en el centro de Barcelona como un día por la tarde. Gente de todo tipo, aunque los alrededores de la Rambla de Catalunya (hacia la montaña, desde la Plaza Catalunya) se llena de turistas y canis a esas horas. Cenamos en un restaurante precioso: Toto. Los camareros, todos guapos y tatuados, parecían recién salidos de una película de rebeldes, o de una cárcel….y luego acabamos tomando un “cocktel” en el Milano. No es mi sábado noche habitual, ni los sitios que suelo frecuentar (de hecho, prefiero la Ribera, Poble Nou o Poble Sec…). Pero de vez en cuando… de vez en cuando la vida te sorprende, que diría un cantautor.

No escuché mirlos, ni alondras, ni golondrinas huyendo. Y si los hubiera habido, no los hubiera distinguido.

2 comentarios en “Los mirlos de Leipzig

  1. ¿Y por que tenían que salir huyendo los mirlos, las alondras o las golondrinas?
    A esas horas, seguramente estarían plácidamente dormidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s