Memorias de un corazón

Todo se borra. Desaparece bajo la alfombra. Quedan imágenes sueltas. Algún olor. Una mirada. No hay recuerdos desde el intelecto, sólo desde la emoción. Es el corazón, que todo lo puede; mientras la mente se deshace.