De empresas. De tópicos. Cosas de este país. El bien común

Estos días estoy haciendo una “estancia formativa” en una empresa. Tenía la opción de participar en una empresa de ERP en Sabadell a veinte minutitos caminando de casa, pero un amigo me habló de un proyecto en el que estaban trabajando y me pareció tan increíble que me lo creí. Primera conclusión: nunca mezcles a los amigos con el trabajo, porque puede cambiar tu concepción de ellos como amigos. De repente me encuentro un tipo machista, autoritario, que trata mal a sus empleados, que no sabe motivar a su equipo de trabajo….Y para colmo tengo que escuchar excelencias sobre Steve Jobs. Entonces pienso: otro mitómano de mierda. Jobs era un charlatán. Y a pesar que acostumbro a enseñarle a mis alumnos su discurso (gran discurso) que hizo en Stanford, también le hablo de lo déspota que era con sus compañeros, de cómo engañó a Steve Wozniak  en sus inicios, cuando Atari le encargó a Jobs simplificar una placa base y Jobs le propuso a Wozniak hacerlo a medias. Wozniak hizo el trabajo y Jobs le dijo que Atari les habia dado 700 dólares cuando en realidad le pagaron 5000. Un sociópata que no fue capaz de reconocer a su primera hija biológica diciendo que era estéril, hasta años más tarde, ni de responsabilizarse de ella (aunque luego puso su nombre al primer producto de Apple: Lisa), un endiosado que se creía por encima del bien y del mal y que trataba a sus trabajadores con la punta del nabo. En fin, que sólo me ha faltado el discursito mediático de esta tarde para ponerme más de mala leche. Porque a todo esto tengo que añadir las conversaciones en las comidas sobre el fútbol o si han abierto el Riviera (un puticlub donde parece ser la gente hace negocios… flipante). Sólo les falta la barriga (los empresarios hoy en día son más modernos: van al gym o a correr, o a navegar el fin de semana), un puro y un copazo…. y ya son auténticos mafiosos. Mientras, me hacen leerme teorías sobre cómo crear buen rollito y el bien común, para aplicarla en una aplicación. Pero, si en tu vida real no estás generando dharma…¿qué mierda vamos a traspasar al mundo virtual?

Pero hay cosas buenas estos días. He conocido gente interesante. El grupo de trabajo es bueno y me divierto con “los chicos”. Me parecen mis alumnos y los veo implicados. Nos reímos, a pesar de los malos momentos. Creo que los trabajadores acaban haciendo piña y más que nunca siento que se impone un muro entre el empresario y el currante, por mucho que lo adornen con una tabla de ping-pong en una sala a la que nadie entra o que haya sillas modernas en la oficina. He recibido algún mail divertido de mis alumnos, diciendo que me echan de menos. Algún mensajito de los compis. Y el apoyo infinito de este grupo de madres y padres que van siendo mis amigos que me recogen a la niña del cole y me la devuelven cenada, contenta y a veces incluso duchada y con el pijama puesto. Esas son las cosas que dan buen karma y que hacen que el mundo parezca un poco mejor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s