La exoluna

Dicen que han descubierto una exoluna. Me pregunto, de todas esas cosas que dicen que existen o que no existen o que fueron alguna vez, cuántas son verdad. Y cuánto tardaremos en descubrir si son o no verdad. Y si al final, nada es lo que es, sólo lo que vemos. La visión de cada mundo. De cada uno en su mundo. Y entonces leo a Rafael Narbona, y su opinión sobre Gabriel García Márquez. Lúcida. A mí me gustaba mucho Gabriel García Márquez. E Isabel Allende. Pero cuando tenía 20 años. Luego descubrí a Cunqueiro, y todo aquello que llamaban “realismo mágico” quedó enganchado en un bosque de carballos de la Galicia profunda. Y entonces no hubo Buendías, ni Eva Lunas que fueran capaces de superar a Doña Pánfila de los Doria. Pero ahora, que se ha muerto, no está bien decir que su siglo de soledades no era para tanto. Así que leer a Narbona, me tranquiliza.

Regreso al hogar. Algo triste (y no sé el porqué). Creo que necesito otra vez la rutina. Y nadar. Y que pasen estas dos semanas. Luego… luego ya veremos cómo superarlo.

 

Un comentario en “La exoluna

  1. Pocas certezas podemos tener, salvo la de cómo nos hace sentir cada cosa que vemos, cada acontecimiento que vivimos. Así es, sólo sabemos cómo vemos nosotros las cosas y con el tiempo aprendemos que nuestra visión varía. No está mal hacerse preguntas, no está mal tener dudas, lo que puede ser perjudicial es querer tener todas las respuestas, porque somos muy limitados para poder lograrlo.

    Bicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s