De mares y vacaciones

Las vacaciones son un tiempo suspendido. Ese espacio en la vida en que no sabes dónde vas a comer, o incluso dónde vas a dormir, o qué vas a hacer al día siguiente. Tiene su encanto despertarse sin expectativas, ni previsiones.

Llegar al Cantábrico y disfrutar de ese mar, no tiene precio. Descubrir unas playas alucinantes en Asturias: la de Cuevas del Mar, la playa de la Huelga, la de Gulpiyuri.

Llegar a casa y disfrutar del hogar, de la tierra, reconocer los lugares de la niñez, esos que Maria también está haciendo también suyos. Sentir que perteneces a la tierra, pero así, en abstracto y sin nacionalismos. El verde monte, el azul mar, el gris cielo. Ver convertida la espiral en el símbolo de este pueblo. Gastar las tardes paseando por un camino envuelto de eucaliptus, castaños y robles, para tomar una cerveza en el bar más cercano, a casi dos km de casa. Y escuchar una música suave mirando la ría.

2 comentarios en “De mares y vacaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s