Las sábanas de elefantes de colores

MariaMaria ha descubierto una maqueta de un libro que fue un ejercicio en el Máster de Fotografía Documental que hice hace (me parece) mil años. Le puse como título Cosas de dos, y maqueté, diseñé y monté un fotolibro que ha estado perdido en las estanterías mucho tiempo, entre otros libros más importantes (o no). Me pregunta si lo hice yo, porque en la primera hoja lee: “A María, la abuela que se fue. A Maria, la hija que está llegando”. Y me pregunta si esa hija era ella. Sonrío.

En él hay una colección de fotos que estuve haciendo durante años con Playmobils, y que supuso un enorme ejercicio de instrospección.  La introducción, que es lo que Maria básicamente ha leído, dice así:

Cuando Ramón Zabalza nos propuso en su seminario diseñar la maqueta de un libro con material nuestro, no tuve ninguna duda sobre qué material iba a utilizar.

Tengo esa edad en que empiezan a tener peso la experiencia, las vivencias, los proyectos realizados y especialmente los no realizados. Esa edad en que empiezan a notarse los daños: los causados por el tiempo, las fricciones (cosas de relacionarse con el mundo), los desencantos y los desengaños… Aunque siempre espero que el escepticismo no se apodere de todo.

Viví media vida con un hombre del que me separé hace apenas tres años. Lo aprendimos todo el uno del otro. Nos hicimos adultos el uno junto al otro. Y un día todo se rompió, de la peor de las maneras. Pasé casi un año intentado entender. Buscando la explicación a eso que mi abuela llamaba “el camino que nos marca el destino” y que siempre me resistí a creer. Tuve la oportunidad de “sufrir” y de “disfrutar” separaciones ajenas. Similares o no a la que yo había vivido, pero con patrones básicos. Porque la esencia es siempre la misma. Y la reconstrucción que uno vuelve a hacer de la vida, porque inevitablemente el mundo sigue girando, también fue parecida.

Así que mi cabeza le sigue dando vueltas, buscando los puntos de inflexión donde las relaciones cambian de curvatura y empiezan a volverse frágiles. y en qué momento la fragilidad se cruza con la rigidez y provoca las rupturas. Y aunque no todos los procesos son iguales, sí que hay ciertos temas que se repiten. En eso estoy. Buscando temas”

Madrid, 2004

De aquella época aún conservo algunas cosas. Un puñado de libros, que andan repartidos en cajas diversas y algunas fundas del nórdico. Hoy me fijé que todas las sábanas de aquel tiempo eran de cuadros. Las he tirado. Todas. Me estoy deshaciendo de todo lo cuadriculado que tenía (y tiene) mi vida. He comprado fundas nuevas para el nórdico. Unas preciosas con elefantes de colores.

2 comentarios en “Las sábanas de elefantes de colores

  1. Es curioso como las sábanas dicen tanto y como, sin ni darnos cuenta, empezamos, muchas veces por ahí. acabo de comprar colchón y sábanas nuevas.. Gracias Fátima me encanta leerte y compartirte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s