Italo Calvino, Juan Carlos Monedero y la vida cotidiana.

Releo a Italo Calvino, gracias a que Juan Carlos (Monedero) ha publicado un comentario donde habla sobre una nueva sección en la Tuerka. Ese libro, aún más, me afectó como persona. Reconocer en cada ciudad algo de nosotros mismos. Como el invisible personaje que cada uno lleva en su interior.

Leo, espantada, todo lo referente al ébola. Veo fotos que me parecen más propias de una película de Torrente que de un protocolo sanitario. Escucho la rueda de prensa de la ministra, supuesta experta en gestión. Las redes sociales se llenan de ironía fina, aunque a mí me parece que esto ya pasa de ¿castaño oscuro?.

Miro al mar Mediterraneo. Este fin de semana aprovecharamos ese mar e intentaré llevar a Maria a una de esas murallas donde un día soñé que viviría. Imponente la vista desde la cima de una casi montaña que mira al mar. Recuerdo una ermita, allí arriba, detrás de la muralla, a medio deconstruir. Matilda nos ha alquilado un apartamento en el centro, para tres días. En un momento en que todo el mundo pretende “desconectar”, yo necesito volver a conectarme con mi trabajo. Llevo unos días en que entrar en clase se está convirtiendo en un castigo, y esa sé que no es la actitud.

Me despierto entre cajas y cosas desordenadas, aquí y allá. Todavía tengo cosas de las que deshacerme (un montón). Pero creo que he conseguido reconvertir la cuevita y darle otros rincones. Llevo tiempo pensando que necesitamos una “mesa de comedor”.  Así que, poco a poco, y ya que no he conseguido encontrar nada que me guste, he decidido reestructurar esta casa. Como no tengo paredes, las estanterías que separan las diferentes zonas las he recolocado y las he movido (como el que cambia las paredes de sitio). De momento no nos mudamos, pero creo que voy a hacer este espacio más acogedor, y tengo claro que también va a ser más fácil de alquilarlo de aquí a un tiempo. Esta pseudo-mudanza, en que paseo muebles del garaje de Rubí a aquí, forma parte de mi vida cotidiana.

5 comentarios en “Italo Calvino, Juan Carlos Monedero y la vida cotidiana.

  1. Hola me ha encantado este post y tu blog también si me lo permites volveré.
    Saludos de cine
    P.D. yo soy una afortunada vivo al lado del mediterráneo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s