Cuando aparece el pasado

Y aparece el pasado en una vieja libreta.

Un ticket de compra de la Ferreteria Alfonso. Parte médico de confirmación de incapacidad tamporal número 12, tras una operación. Una nota de prensa en que hablaban de ti. Un anticipo de un viaje a Ibiza (había olvidado por completo aquel último viaje). Dos cartas de amor que me escribiste cuando aún me querías. Dos que parece que se salvaron de la quema.  Y una mía llena de reproches, dudando del amor. Y al final, encuentro fotos antiguas de mi familia materna, como un extraño presagio.

antiguoMiro las fotos, releo las cartas, recuerdo (levemente) anécdotas de aquel viaje, ojeo la nota de prensa, recuerdo el nombre de mi médica de cabecera cuando viví contigo, y los interruptores rojos que compré en la ferretería frente la casa de tus padres… y me sorprende que no haya dolor.

Me pregunto si todo esto forma parte de mi biografía humana, esa que Isabel quiere ayudarme a reconstruir. Me pregunto si todo esto son pruebas de que exististe, de que nos quisimos y de que compartimos media vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s