Amuda

He visto este video cinco veces. No me canso de escucharlo e incluso lo he puesto en clase. Sonrío en según qué partes. Amuda Goueli es trending topic estos días por una carta-respuesta a un estúpido comentario de una tipa que trabaja en TVE1, y que no se merece ni que la nombren. Pero  Amuda es mucho más.

Estuve en Nubia hace mucho tiempo. Antes de que naciera Maria. Llegamos en faluca y nos bañamos en la primera cataracta del Nilo. Me perdí (un poquito) entre las dunas del desierto que se confundía con la arena del río más largo de África. Yo andaba perdida aquellos días, con una pierna de titanio nueva, llorando por los rincones…. pero el río me encontró. Recuerdo con nitidez ese momento de zambullirme en aquellas aguas (días más tarde alguien nos diría que había cocodrilos en la zona). Como él dice, es una zona preciosa para hacer fotos, pero especialmente es una zona para mirarse a los ojos y compartir. Los nubios ha sido un pueblo siempre discriminado en  Egipto. Suelen ser altos, fibrados y de hermosos ojos azules. Hablan un idioma propio que heredaron de los antiguos egipcios. Son los auténticos herederos de una civilización avanzada en que se mezclaron faraones y artesanos. Comimos en una terraza de una casa inacabada en un enorme plato compartido. No recuerdo los sabores, pero recuerdo un techo de estrellas. Creo que a los europeos nos dieron cucharas. Ellos prefirieron las manos.

Ossama me acompañó a comprar música en Khan el Khalili y luego me invitó a fumar Shisha con él. Que un egipcio te invite a fumar con él, es señal de convertirse en amigo del alma. Yo recuerdo algunas grandes conversaciones con aquel hombre, pero lo cierto es que nunca más volví a saber nada de él.

Todo esto (y más) recordé mientras escuchaba su conferencia.

Pero luego explica su vivencia, y claramente el punto álgido es reconocer la humildad. Sólo la anécdota de la fregona bien vale escucharla por completo. Hay algo en este hombre que me llega al corazón.

6 comentarios en “Amuda

    1. Pues sí… cuando puedas échale un ojo (o incluso dos). Lo de TVE no tiene nombre. Menudo país de gualtrapas nos están dejando estos políticos. Un abrazo, Eduardo.

    1. Me emociona especialmente que tú, precisamente tú, comentes este post. Gracias por llegar hasta aquí (desde la humildad y el sonrojo).
      Un saludo.
      PD. Alguno de mis alumnos se emocionó con tu conferencia. Te insistiré, como si fueras un americano que vende viajes al espacio ;-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s