Alimentar el alma

Escribo porque necesito ordenar cosas en mi cabeza. Entre otras cosas.

Hoy ha sido un día intenso. Física y emocionalmente intenso.

Me he encontrado a un antiguo alumno.

Me he encontrado un nuevo alumno que he tenido que mirar tres veces porque pensaba (sin exagerar) que era Jose. Se movía como él, tenía los mismo gestos, físicamente eran iguales y para colmo, cuando me da el examen y le digo que se parece mucho, pero mucho a un buen amigo me dice: “pues yo tengo una amiga que se parece a ti”.

Las manos de alguien que se me insinúa .  Sin entrar en detalles, simplemente no me gustan algunas manos de hombre. Y entonces él, siempre él, me envía una ristra de fotos de sus manos. Un ejercicio de sus clases de foto. Divinas. Me gustan mucho sus manos. Y llegan justo en el momento en que decido que con esas manos (las del otro) no me voy a ir con él a cenar, ni a tomarme un gin-tonic después ni a lo que venga.

Vuelvo a casa. Suena música armenia. Tengo ganas de nadar, pero sobretodo tengo ganas de respirar por la izquierda. Nunca lo hago:sólo respiro por la derecha. Pero Isabel nos hizo unos ejercicios antes de la Navidad y mi nuca quiere, más que nunca, girar a la izquierda. Siento que tengo que mirar en mi lado izquierdo, ese que siempre he tenido mutilado. La pierna, la vista, la cabeza… Y sin embargo, es el ojo con el que veo más y mejor.  Y luego está toda esa dualidad entre “lo correcto, lo racional, la parte derecha, lo que te va a dar de comer….” y “la locura, la creatividad, la parte izquierda, lo que da de comer a tu alma”. Mi trabajo, el de ahora, alimenta mi cuerpo (y el de mi hija, y paga mis factura… sí), pero yo ahora mismo necesito alimentar el alma.

541Tiene Isabel Muñoz una foto de un culo de mujer. No es un culo de los de ahora (o sí). Yo recordaba un enorme culo de cubana (aunque viendo la foto ahora no me parece tan enorme). En cualquier caso, no es un culo de modelo, es un culo de mujer, bien hecho pero de mujer.

Yo no me reconozco en mi cuerpo. Por una parte me siento bien dentro de él: empiezo a pisar fuerte y me siento atractiva… pero lo siento mucho más hermoso de lo que  mi cuerpo es.  Esta semana, que con Isabel (de la Mata) trabajamos la pelvis, siento que me balanceo como si tuviera ese culo.

Y me encuentro con un viejo amigo. Somos viejos porque ya nos conocemos de años, y hemos compartido muchas cosas bonitas. La última fue que vino a Galicia a vernos con su mujer. Ella sufre de unas terribles migrañas. A mí me vino a la cabeza que el FengShui puede ayudarla, y le he propuesto, de forma muy informal, hacerle un estudio. Creo que tengo que insistir, pero siento que le va a ir muy bien.

La secadora echa humo. Figuradamente, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s