Olvidarte de fumar

Ha dejado de fumar. O eso dice. Yo me lo creo. Lejos de ser una buena noticia, para mí no lo es. Es uno de los signos de que la enfermedad avanza. También pasa con el Alzheimer: un día, los enfermos fumadores de toda la vida, se olvidan de fumar.  En su caso, no es que se haya olvidado, pero su cerebro ya no necesita la nicotina. Y ella, contenta, me dice: “llevo cinco días sin fumar, estoy más contenta”. Inversamente proporcional a mi felicidad. Siento que se va. Es algo que sus hermanas no son capaces de ver. Es obsesiva compulsiva. Le da por caminar y puede caminar mucho tiempo, muchas veces. Le da por hacer dieta y evita hasta el zumo de la tarde. Le da por comer dulces y puede salir cinco veces a comprar chocolate a la tienda de la esquina…. Se llama demencia fronto-temporal… tiene que ver con desaprender todo lo relacionado con lo social: olvidas el comportamiento más básico y pasas por alto las normas morales y sociales . El Alzheimer empieza por atrás: olvidas las palabras, olvidas cómo hacer las cosas, olvidas la propia vida. Pero al final, tanto en una enfermedad como en otra, te olvidas de fumar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s