La teoria sueca del amor

En estos días han pasado muchas cosas. Entre ellas:

Maria ha cumplido nueve años.

Y yo con ella. Nueve años de madre. El primer hijo siempre te convierte en otra cosa. Y te da a conocer el amor verdadero, ese que no requiere devoluciones.

Ha muerto Leonard Cohen

Que un poeta se marche siempre es una mala noticia. Me niego a creer que hombres como él puedan morirse. Porque él no era como el resto de mortales. Porque escribió letras magníficas. Porque recuerdo continuamente “There is a crack in everything, that’s how the light gets in”. Porque La Rendija es La Rendija gracias, en parte, a esa letra: el lugar por el que entra la luz.  Porque aprendí inglés con sus canciones, para aprender sus canciones, para entender qué decían.

theres-a-crack-in-everything-quote-leonard-cohen

No. Los poetas no mueren. Él, especialmente él, es inmortal. El poeta oscuro lleno de luz. Los poetas permanecen eternamente dentro de nosotros. El eco de sus voces resonará en nuestro interior, en cada una de las cavidades que la piel, los huesos, los músculos y la sangre nos dejen. Porque si sus letras alguna vez llegaron a tu corazón, siempre te acompañarán.

No puedes dejar de escuchar esto.

La teoria sueca del amor

Ayer tuve la suerte de ver el documental de Erik Gandini. Después también hubo un coloquio interesante con Carolina del Olmo (hoy he descubierto su blog)  en el que se esforzó por hacernos entender la necesidad de cuidar y ser cuidados. Quizás el enfoque fue desarrollado desde la maternidad, como el punto de inflexión en que uno es consciente de la necesidad de cuidar, pero yo siempre lo pensé, eso de “necesito que me cuiden”. Y aún así, no lo pongo en práctica. Me quedo con un sintagma nominal que me pareció maravilloso: “el cemento social”. Y una idea en el aire: “¿Qué cosas, de todas las cosas que hacemos/tenemos/sentimos, son nuestro “cemento social”?. ¿Qué convierte una sociedad de individuos en una sociedad de verdad?

El documental es magnífico. Y trata temas como la soledad (social), la búsqueda de la felicidad, el vacío final… Tiene momentos divertidos, otros tiernos y otros duros. De verdad, intentad ir a verlo allí donde se proyecte. La crónica de Begoña Piña tampoco está mal. Pero la imagen además es maravillosa y ejerce de hilo conductor.

El coloquio me permitió conocer a una mujer especial, que abrió otra vez una puerta que tengo entreabierta (la rendija, nuevamente, por la que entra la luz). En mi intento por aumentar mi familia, la que aún siento que estoy construyendo, se abre un nuevo camino.

Lola Villaescusa

Es más pequeña de lo que pensaba. Pero esconde algo grande. Me volvió a conectar nuevamente conmigo. La necesidad de regresar al interior. Empiezo un trabajo con ella. Pero esto da para otro blog. Porque lo que es, es.

 

Un comentario en “La teoria sueca del amor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s