La paz de Pilar

Pilar es un poco más joven que yo. Diría que empezó la carrera un par de años más tarde, pero finalmente coincidimos en algunas asignaturas de los últimos cursos. Hizo un Erasmus en Inglaterra y aunque regresó a hacer algun examen pendiente finalmente se quedó a vivir en UK. Yo pasé unos meses en Reading, justo cuando acababa de nacer su primer hijo. Kidam va a hacer ahora 12 años y Pilar lleva viviendo allí casi 20.

Yo no sé si es la cadencia con la que habla, el acento medio inglés que la ha adoptado, la vida en una zona residencial…. o algo que lleva ella, pero me da una paz  como nadie es capaz de transmitirme. Esto de las amistades es complejo, porque no siempre necesitamos lo mismo de las personas que nos rodean y eso a veces nos hace alejarnos de ciertos amigos, aunque en el fondo sepas que son amigos de alma. Pero de Pilar nunca he tenido necesidad de distanciarme. Ella está. Es dulce y acogedora, y a pesar de su altura (es un hecho que las mujeres altas/grandes no despiertamos la misma ternura), la abrazarías hasta el infinito (y más allá).

Estoy ya de vuelta en casa, pero la echo mucho de menos.