Lo que queda de nosotros

Un camisón que se acababa de quitar.

Una caja antigua, de madera, donde guardaba los tiquets para cobrar los encargos. Están en pesetas, entre 700 y 2400.

Una foto de su madre. Otra de un hermano muerto en la guerra

Un bolso sin estrenar. Unas zapatillas sin estrenar.

Una olla envuelta en plástico y una sartén con el mango de madera sin estrenar.

Un vaso con café con leche en la pica.

Una lámpara de los años 70, de aquellas que se estiran del cable y una antigua, de tulipas de cristal.

Muebles antiguos de castaño. Un colchón recién estrenado. Un televisor pequeño y una mesa camarera.

Muchos pañuelos de cuello, varios paraguas y unos zapatos dorados envueltos en papel de seda.

Un beso. Allá donde estés.